Publicado el Deja un comentario

Consejos navideños

Ya queda muy poco para que comience la Navidad, aunque en la mayoría de ciudades ya se respira el ambiente navideño desde hace unas semanas. Las calles están iluminadas con las luces navideñas, las tiendas están decoradas con espumillón, estrellas y belenes, suenan villancicos en los comercios y podemos visitar los diferentes mercadillos navideños que abren durante estas fechas.

Todo esto nos hace prepararnos para lo que viene en los próximos días, tenemos que hacer las listas de los regalos y buscarlos, organizar las comidas de navidad, preparar nuestras casas con los adornos y nuestras neveras con los productos necesarios para nuestras comidas y cenas navideñas. Además quienes salen de fiesta en Nochebuena y Nochevieja tienen que elegir el modelito de ese día.

Si nos ponemos a pensar son muchas cosas que hacer, y claro, hay que compaginarlo con nuestras obligaciones diarias como son nuestro trabajo y nuestras responsabilidades familiares. Así que, ¿cómo hacerlo y llegar a tiempo y en buen estado a las comidas y cenas de Navidad? Hoy queremos daros algunos consejos para poder sobrellevar todo este trabajo extra un poco mejor.

En primer lugar los regalos, si tenéis una lista de los regalos que quieren vuestros familiares o amigos podéis buscar primero por Internet lo que os han pedido. Hay muchas tiendas que ya venden online o que tienen la opción de pedir un producto y recogerlo en la tienda, esto os puede ahorrar tiempo ya que a veces buscar entre una multitud en una tienda, sobre todo en estas fechas, puede resultar complicado. Si no tenéis una lista Internet también puede ayudaros ya que hay muchas páginas con regalos tanto clásicos como más especiales que os pueden dar alguna idea. Por otra parte, sería bueno que siempre que sea posible distribuyáis la compra de regalos tanto en los días que lo hagáis como en las personas encargadas de hacerlo. De esta manera, si  sois una familia de 4 y todos sois adultos se podría repartir entre los 4 y no tendría que encargarse una sola persona de hacerlo. Además, con los regalos también aparece el tema económico. A veces, por situaciones concretas no podemos gastar mucho en regalos, pero nos gustaría poder entregar a nuestros familiares y amigos algo para demostrarles que les queremos y nos importan. En estos casos podemos optar por hacer algo nosotros mismos: si se nos da bien cocinar podemos regalarles algo de comida como algún postre o bombones que hayamos hecho, si se nos dan bien las manualidades podemos regalarles algún detalle que fabriquemos, también podemos buscar fotos y crear un álbum de fotos de recuerdos o un collage que puedan colgar en la pared. Hay montones de ideas en las que no hace falta gastar mucho pero muy bonitas que pueden ser la solución en estas ocasiones.

En cuanto a las comidas de Navidad, seguramente no cambien mucho de un año a otro. Dónde y con quién comemos probablemente esté decidido desde hace tiempo así que la cuestión es decidir qué se va comer, hacer la compra y prepararlo. De la misma forma que con los regalos se puede repartir un poco esta tarea. Si vamos a comer en casa de alguien, aunque principalmente la persona que nos reciba sea la que se encargue de la mayoría de los platos, se le puede ayudar llevando alguno que podamos preparar de antemano como un postre o algún entrante. Normalmente los menús no varían mucho de un año a otro y tendemos a comprar los mismos productos cada año, por ello estas compras se pueden ir realizando de forma gradual. Por un lado esto hace que el impacto económico no sea tan repentino y por otro nos da la oportunidad de cambiar algún producto, quitarlo o añadirlo, si nos apetece modificar parte del menú. En cuanto a la preparación de la comida hay algunas cosas que podemos hacer con antelación y no el mismo día o el día anterior. Por ejemplo, si vamos a tomar sopa, el caldo podemos hacerlo antes y congelarlo, así el día de la comida solo habrá que sacarlo y añadir la pasta para la sopa. Si vamos a hacer fritos caseros el relleno también podemos prepararlo con unos días de antelación e incluso podemos dejarlos rebozados y congelarlos. Así que podéis ir adelantando algunas cosillas esos días que tengáis tiempo y ganas para no encontraros con todo el trabajo sin hacer el día de antes.

Las decoraciones de la casa probablemente estén puestas también desde hace un tiempo, pero si todavía no lo están es el momento de hacerlo. Los adornos suelen ser los mismos cada año aunque hay personas que añaden algo nuevo cada año. Así que la forma de colocarlos no tiene misterio, seguramente decoremos la casa de forma muy similar todos los años. Si tenéis niños, es un buen momento para que participen y os ayuden ya que ellos estarán contentos y entretenidos y vosotros tendréis algo menos de trabajo. Si no los tenéis podéis animar a vuestros familiares y amigos a que os ayuden, puede ser un momento divertido y de desconexión del día a día.

Por último, para aquellos que salen de fiesta y quieren estar perfectos lo mejor es que busquen en sus armarios las posibilidades de vestuario que tienen con antelación. No hace falta fijarnos en cada pequeño detalle porque al final, lo importante es que podamos disfrutar de la compañía de nuestros amigos y familiares. Sin embargo hay quienes sí buscan esa perfección. A todos ellos les sugiero que busquen en su armario algo que ponerse en primer lugar; a veces, hay un vestido o un conjunto que no nos termina de convencer pero si añadimos algún complemento quizás sea la respuesta. Si no encuentran algo que les convenza que busquen en alguna tienda algo que les parezca más adecuado. Y sobre todo, cuando tengan el modelo que se aseguren de que les queda bien, que están cómodos con lo que han elegido y que tienen claro que eso es lo que quieren ponerse.Por último, que preparen el mismo día todo lo que van a llevar puesto. Si no, sus ganas de estar perfectos puede que les juegue una mala pasada. Así que principalmente podemos resumirlo en:

a Planificar la lista de regalos, con quién y dónde van a ser las comidas, qué se va a comer y qué nos vamos a poner para salir de fiesta.

a Adelantar: buscar online los regalos o ideas, preparar los regalos que vayamos a hacer nosotros mismos, dejar hecha y congelada la comida que se pueda hacer por anticipado, organizar la ropa que nos vayamos a poner y dejarla preparada.

a Distribuir la compra de los regalos entre todos los miembros de la familia que sea posible, la compra de lo necesario para las comidas de navidad, la preparación de alguno de los platos del menú y la decoración de la casa.

a Y sobre todo, centrarnos en que lo más importante es poder disfrutar de estas fiestas con las personas a quienes queremos, poder desconectar y relajarnos.

Publicado el Deja un comentario

Día Mundial contra el Cáncer de Mama 2018

Todos los años el día 19 de Octubre, se celebra el Día Mundial contra el Cáncer de Mama. Nosotros hoy queremos unirnos y mostrar nuestro apoyo a todas aquellas mujeres que han padecido o están actualmente padeciendo Cáncer de Mama. Según la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) este tipo de cáncer es el más común en las mujeres occidentales y 1 de cada 8 mujeres tendrá Cáncer de Mama a lo largo de su vida.

Por ello, queremos animaros a haceros revisiones periódicas y a estar atentas a los posibles síntomas. También queremos mandaros nuestra fuerza a todas aquellas a las que os lo hayan diagnosticado y estéis en tratamiento luchando contra el cáncer. Para ello queremos compartir con vosotras toda la información que pone a vuestra disposición la AECC sobre este tema. Os dejamos el link para que podáis informaros sobre qué es, factores de riesgo, síntomas, evolución, etc. Podéis pinchar aquí para acceder a su web.

También queremos recordaros que si estáis teniendo problemas como malestar psicológico o síntomas relacionados con la depresión debidos a esta enfermedad podéis contactar con nosotros para solicitar consulta o para informaros de los descuentos que ofrecemos en estos casos. Podéis hacerlo a través del Formulario de contacto de la web o del correo info@psicologiasmr.es.

Publicado el

La vuelta a la rutina II

La semana pasada publicamos el primer post sobre el “síndrome postvacacional” para dar una breve explicación sobre ello. Hoy, queremos cerrar este tema continuando y finalizando los aspectos que no abordamos en el anterior. La semana pasada hicimos una pequeña introducción y hablamos sobre su valoración, quiénes o qué situaciones hacen más probable que lo padezcan y cómo afecta a las personas adultas.

Sin embargo, no solo los adultos (trabajadores o no) sufren este tipo de síntomas, también los estudiantes y especialmente los niños. Ellos/as han disfrutado de casi 3 meses de no tener que ir a clase, poder jugar con los amigos, ir de vacaciones a la playa, a la piscina, etc. Todo esto ha alterado considerablemente sus rutinas durante el curso. Normalmente se levantarán y se acostarán más tarde, no tienen el mismo nivel de carga académica (incluso aunque hagan cuadernillos de verano) y los horarios de comidas tampoco son los mismos. Por esto, la “vuelta al cole” para ellos/as también es difícil (y para los padres que tienen que volver a establecer las rutinas de sus hijos/as).

Otro aspecto del que se habla en estas fechas son las rupturas de pareja, que aumentan al finalizar el verano. Pero, ¿tiene algo que ver con este “síndrome postvacacional”? ¿Qué puede provocar un mayor número de rupturas de pareja en esta época? Lo cierto es que los síntomas que asociamos al “síndrome postvacacional” no son lo que provocan las rupturas. Normalmente esta situación viene dada porque la pareja tiene previamente una serie de problemas que no ha abordado (problemas de comunicación, de convivencia, etc.), y que, durante el verano, que disponemos de más tiempo para compartirlo con nuestra pareja salen a la luz. Habitualmente durante el resto del año los horarios en los que coincide una pareja son más reducidos, y por lo tanto podemos pasar por alto problemas que durante unas vacaciones, en las que estamos las 24 horas de día juntos o al menos el número de horas aumenta significativamente, esos problemas parecen hacerse más grandes, simplemente por hacerse evidentes. Por ello, es importante cuidar de nuestra relación durante todo el año, hablar sobre los problemas para intentar encontrar una solución antes de que se agrave, ser flexibles en cuanto a lo que pedimos y ser generosos en cuanto a lo que damos.

Por último y para finalizar con este tema, queremos daros unos pequeños consejos que os permitan no padecer estos síntomas, o como mínimo, que os afecten lo menos posible.

Lo ideal para abordar esta situación es retomar las rutinas de forma gradual; unos días antes de volver a los horarios habituales hay que ir modificando los que tenemos durante el verano. Si cada día nos acostamos y levantamos antes, y vamos aproximando nuestros horarios de comidas y actividades a los que tenemos durante el período normal, nos resultará más fácil. Esto se aplica también a los niños, lo mejor es ir poco a poco ajustando los horarios a los que tendrán durante el periodo escolar para que cuando vuelvan al colegio no les resulte tan difícil. Otro punto importante es seguir realizando actividades de ocio, aunque dispongamos de menos tiempo para ello, el tiempo que dedicamos a nosotros mismos, a las personas que son importantes para nosotros y a nuestras aficiones es importante para nuestra salud. Además, si repartimos nuestras vacaciones a lo largo del año, aunque en periodos más cortos, nos servirá de respiro y no nos complicará tanto la vuelta a la rutina.

Por último y como pauta general de salud, es importante dormir las horas necesarias (aproximadamente 8 horas), comer regularmente y de forma equilibrada y hacer deporte. El descanso es importante aunque el número de personas puede variar de unas a otras; en cuanto a la comida, no deberíamos saltarnos ninguna comida ya que puede afectar a nuestro rendimiento (no solo laboral) y a cómo nos sentimos (cansancio, apatía). Y respecto al deporte, no es necesario hacer ejercicio de forma muy exigente, principalmente cuando no estamos acostumbrados; pasear durante una hora a buen ritmo, andar en bici, ir a correr o hacer algún tipo de baile o deporte concreto nos puede ayudar a sentirnos mejor.

Todo esto es lo que resume este tema del “síndrome postvacacional”, esperamos que os haya resultado interesante y útil para esta vuelta a la rutina y al cole de los más pequeños.

Publicado el

La vuelta a la rutina I

En las últimas publicaciones hemos hecho referencia al “síndrome o depresión postvacacional”, y es que en estas fechas es un tema por el que mucha gente se interesa. Muchas personas tienen dudas al respecto; si existe o no, algunas personas experimentan síntomas que podrían indicar que lo padecen y les gustaría saber cómo recuperarse. Por ello, y para finalizar con este tema queremos hacer este post, que debido a su extensión dividiremos en dos, y en los que haremos un breve resumen sobre todo esto.

En primer lugar, es importante decir que desde el punto de vista psicológico el “síndrome postvacacional” no se considera un cuadro clínico. Esto se debe a que no existen unos criterios estándar que lo definan y por tanto no se puede valorar como tal. Sin embargo, sí que es cierto que un cierto número de personas, una vez que finaliza el verano (y con  él las vacaciones), padecen ciertos síntomas como cansancio, irritabilidad, tristeza, etc. Esto se debe a una mala adaptación a la vida diaria y la rutina de nuevo; y es lo que se ha denominado “síndrome postvacacional”.

Ahora bien, ¿por qué aparecen estos síntomas? y ¿de qué depende que los padezcamos o no? Estos síntomas se dan normalmente porque hemos tenido un período vacacional largo, en el que hemos cambiado nuestros horarios (descanso, comidas, horas de trabajo, horas de ocio). Además, en muchos negocios durante el verano reducen el horario de apertura lo que hace que sus trabajadores tengan menos horas de trabajo y más de ocio. También es importante tener en cuenta el trabajo en el que se encuentra la persona; es decir, si es un trabajo que le resulta agradable, con un buen ambiente de trabajo, las relaciones con los compañeros son buenas y se siente valorado/a lo más probable es que no padezca estos síntomas. Seguramente no estará deseando volver a la rutina, pero eso es síntoma de que sus relaciones con su pareja, familia y amigos son buenas. En el otro lado, aquellas personas que realicen un trabajo que no les agrade, con un mal ambiente de trabajo, malas relaciones con los compañeros y en el que no se sienten valorados; tienen muchas más probabilidades de padecer este tipo de síntomas y cuanto peor sea la situación, más importantes serán los síntomas.

Ante esta situación habrá personas que se enfaden pensando que “ojalá yo tuviera síndrome postvacacional”, y tienen su razón para sentirse así, hablamos de las personas que se encuentran en el paro. Quizá no se hable de su caso, pero también sufren un cambio en esta época del año. Habitualmente el turismo, el buen tiempo y las vacaciones hacen que se creen unos puestos de trabajo temporales que ocupan este tipo de personas, y por ello normalmente durante el verano tienen un respiro tanto económico como emocional. Durante este tiempo, pueden relajarse un poco porque tienen un trabajo, pero al finalizar la temporada este puesto en el que están no es necesario y vuelven a encontrarse en el paro. Esto los lleva a la situación de tener que buscar de nuevo un trabajo, lo que conlleva el estrés y la ansiedad de intentar encontrar algún trabajo que les permita vivir. Por ello, también pueden sufrir síntomas similares aunque sus razones sean justo las contrarias.

En el post de la semana que viene continuaremos con este tema abordando temas como: cómo afecta a los estudiantes y a los niños, el aumento de las rupturas de pareja en estas fechas y unos breves consejos para eliminar o minimizar los síntomas.

Publicado el

El “síndrome postvacacional” II

En el post de hoy queremos compartir con vosotros la entrevista que le hicieron a nuestra psicóloga Sandra Monreal Romero en el programa “Me importas tú” emitido este lunes en el canal de televisión Navarra Televisión.

A continuación podéis ver el vídeo haciendo clic en el siguiente link Entrevista para Navarra Televisión.

Publicado el

El “síndrome postvacacional”

Dejar el verano y las vacaciones atrás no es agradable para nadie, pero hay personas a quienes les afecta más esta situación y por ello estos días de vuelta a la rutina se hacen más duros emocionalmente. Por ello, el post de hoy habla sobre lo que desde hace unos años se ha llamado el síndrome postvacacional.

En este post en vez de escribirlo, vamos a compartir una entrevista que Sonsoles Echavarren le hizo a nuestra psicóloga Sandra Monreal y que se publicó ayer en el Diario de Navarra. Podéis leerla haciendo clic en el siguiente enlace Entrevista Diario de Navarra.

Publicado el

La primavera

En los últimos días la primavera se está dejando sentir, han subido las temperaturas, el sol se deja ver más y aunque tenemos tormentas y alguna bajada de temperatura, en general estamos empezando a disfrutar del buen tiempo. Sin embargo, en ocasiones este cambio estacional puede provocarnos algunos síntomas como cansancio o un estado de ánimo bajo.

Por ello, creo que este es un buen momento para empezar a realizar actividades al aire libre y reactivar nuestro cuerpo y nuestra mente después del invierno. En Japón, en esta época se realiza como tradición el Hanami (literalmente “ver las flores”). Esta tradición consiste en ir a los parques a observar el florecimiento de los árboles, especialmente el de los cerezos. Puede ser una actividad interesante y relajante para realizar y para comenzar nuestra primavera.

Es importante para combatir los posibles síntomas debidos al cambio de estación, mantenernos activos, tanto física como mentalmente. Salir a pasear, hacer ejercicio, compartir tiempo con familiares y amigos, etc. son actividades que pueden ayudarnos a mantener un buen estado de ánimo.

Así que dad la bienvenida a la primavera y proponeos alguna actividad interesante y relajante para realizar estos días en los que podemos empezar a disfrutar de nuevo del buen tiempo y del sol que empieza a brillar con fuerza.

Publicado el

Vuelta a la rutina

Ya estamos en 2016 y han acabado las Navidades, poco a poco recuperamos nuestras rutinas: volvemos a nuestro horario habitual de trabajo, los niños y estudiantes vuelven a las clases, dejamos atrás las grandes comidas familiares, etc.

Sin embargo, mucha gente en este inicio de año se propone nuevos retos o “propósitos de Año Nuevo”: comer sano, hacer ejercicio, perder peso, dejar de fumar y otros objetivos similares. Es verdad que empezar el año planteándonos nuevos retos es bueno, el problema es que a veces empezamos con mucho entusiasmo y nos aburrimos (o cansamos) enseguida y por tanto, lo dejamos de lado.

Por esto, hoy queremos ofreceros algunos consejos para que podáis cumplir con los objetivos que os propongáis para este nuevo año que ya hemos comenzado.

En primer lugar y dado que ya hemos terminado por completo las celebraciones navideñas por este año y hemos retomado nuestras actividades habituales (o lo haremos a partir del lunes) nos encontramos en el momento ideal para comenzar a cumplir con nuestras metas.

Sin embargo, es importante que antes definamos bien qué es lo que queremos lograr. Por ejemplo, si nos proponemos perder peso o hacer ejercicio lo mejor es que definamos cuántos kilos queremos perder o cuánto tiempo queremos dedicarle al ejercicio. Siempre teniendo en cuenta que si no queremos frustrarnos o abandonar nuestro objetivo lo mejor es establecer objetivos realistas; no os planteéis perder 20 kilos en 3 meses ni ir desde el principio 2 horas diarias a hacer ejercicio si no lo hacéis habitualmente porque será muy difícil que lo logréis.

En segundo lugar hay que saber que es más fácil establecer objetivos a corto plazo que nos ayuden a cumplir con nuestro objetivo final. Es decir, dividir nuestro objetivo en objetivos que nos supongan menos esfuerzo y que podamos cumplir en un período breve. En el caso de perder peso podríamos comenzar con realizar las 5 comidas al día introduciendo la fruta que se recomienda tomar. Y en el caso del ejercicio podríamos empezar yendo a hacer ejercicio 2 veces por semana durante una hora. De esta forma si vemos que ya cumplimos ese primer objetivo podemos pasar al siguiente (siempre manteniendo lo que ya hemos conseguido).

Otro punto importante es que determinados objetivos no nos producen resultados inmediatos y por esa razón nos cansamos y dejamos de intentarlo. Por ello, debemos ser realistas y cuando fijemos nuestros propósitos debemos valorar objetivamente cuánto tiempo y hasta qué punto podemos obtener los resultados que queremos. Por ejemplo, en el caso de perder peso si queremos perder 15 kilos en total, debemos pensar que lo ideal es perder entre 3 y 4 kilos al mes, por lo que necesitaremos un tiempo concreto para llegar a la nuestra meta. Además, en este caso, si realmente nos sobra peso al principio lo perderemos con mayor rapidez que después.

Por último, no os fijéis demasiados objetivos ya que si lo hacéis no encontraréis el tiempo (y las ganas) necesario para cumplirlos, de forma que os frustrareis y abandonaréis vuestros objetivos. En el próximo post os dejaremos algunos consejos más, pero de momento ¡mucho ánimo y a por vuestros propósitos!

Publicado el

Cuenta atrás

Como ya comentábamos la semana pasada queda muy poquito para que comiencen las Navidades, de hecho, probablemente ya haya niños que estén de vacaciones y al resto les quedan sólo un par de días.

Las vacaciones de Navidad son generalmente las fiestas que más celebramos en familia, por eso a veces tenemos emociones encontradas. Por un lado nos alegramos de estar con familiares que a lo mejor durante el resto del año apenas veamos, pero por otro también nos acordamos de las personas que ya no están con nosotros y nos genera un sentimiento de tristeza. Lo mejor que podemos hacer es disfrutar de los buenos momentos y recordar a quienes hemos perdido por todos los buenos momentos que hemos pasado juntos.

Un consejo: Aquellos que tengáis familiares mayores que padecen enfermedades degenerativas (Alzheimer, demencias, etc.) o enfermedades graves que no tienen tratamiento, celebrad estas fiestas con ellos, hacedles compañía y cread buenos recuerdos junto a ellos. De otra forma quizás dentro de unos años podáis arrepentiros de no haber estado todo el tiempo que os hubiera gustado junto a esas personas.

Y con respecto al estrés que generan estas fechas por todo lo que comentabamos en el post anterior; sería muy recomendable que además del tiempo que empleeis para preparar comidas y cenas, comprar regalos y demás, os dediquéis un tiempo para vosotros ir a dar una vuelta tranquilamente viendo la decoración de la ciudad, tomad un cafe con esa amiga o amigo al que hace tiempo que no veis, daros un masaje o iros una tarde al spa.

Para poder disfrutar de los momentos que nos brindan estas fechas primero tenemos que estar bien nosotros mismos. Así que ya sabéis, organizaros con antelación, dedicaros tiempo de relax y disfrutad cada momento. Así que tenedlo muy en cuenta: tiempo para nosotros mismos y tiempo para los demás.

Publicado el

Se acercan las vacaciones

La Navidad está a la vuelta de la esquina y con ella una mezcla de emociones, muchas tareas por hacer y muchos compromisos. Estos días muchas empresas están organizando las cenas de Navidad, las familias empiezan a planear cómo se van a organizar durante las fiestas y la decoración navideña se empieza a ver tanto en nuestras calles como dentro de las casas.

Son unos días complicados, sobre todo para las familias con niños pequeños, ya que éstos no tienen colegio y sin embargo la mayoría de los padres sí trabajan con lo que organizarse puede ser un caos. Además la mayoría de las familias organiza comidas familiares en esta época y eso supone mucho tiempo y trabajo: decidir el menú, hacer la compra, preparar la comida, limpiar y recoger, etc.

Por otro lado está también el tema de los regalos; hay que sacar tiempo para ir a las tiendas y ver qué tienen y si encontramos lo que estamos buscando (cuando tenemos claro el regalo) o hay que vagabundear un poco por las calles mirando aquí y allí para ver si algo nos despierta alguna idea interesante para regalar.

Lo importante es intentar mantener la calma y organizarnos un poco, ya que si no, en vez de unos días en los que compartir el tiempo con los nuestros pueden ser unos días muy estresantes. Desde nuestro centro queremos daros unos pequeños consejos para que estas fechas sean más de disfrutar con los nuestros que de sufrir por el estrés que nos genera todo lo que hay que organizar.

  • Decidid en familia qué comidas o cenas vais a organizar e intentad concretar cuanta gente habrá.
  • Pensad un menú en que cada uno pueda traer algo hecho para que nadie tenga que estar demasiado tiempo cocinando.
  • Organizad la limpieza de la casa (si tenéis planeado hacerla) con días de antelación.
  • Limpiad la vajilla en el lavavajillas si tenéis o repartid el trabajo entre los que estéis.
  • Haced una lista con los posibles regalos que queréis hacer a cada persona (apuntad alguno de más por si no encontráis algo).
  • Mirad en qué tipo de tiendas tenéis que buscar, y si hay algunos regalos que podéis mirar en las mismas aprovechad. Si no, organizaros y buscad en una zona que tenga algunas de las tiendas que os pueden servir.
  • No os desesperéis si no encontráis lo que queríais, respirad e intentad localizarlo por internet.
  • Y por último, disfrutad de estos momentos; no le deis tanta importancia al regalo sino al detalle que es (ya que alguien ha dedicado tiempo a pensar un regalo para vosotros porque os quiere).