Publicado el Deja un comentario

El Covid también afecta al lenguaje

Hace unos días escuché en Internet una expresión, que pienso que define muy bien cómo nos sentimos muchas personas. La expresión es en inglés y su traducción al castellano suena diferente por lo que voy a usarla tal cual: "pandemic fine". Con esta expresión se define, como decía, la forma en que muchas personas se están sintiendo a lo largo de los últimos meses.

Este último año ha cambiado mucho nuestras vidas, hay quienes han perdido a seres queridos, hay quienes han padecido la COVID con síntomas complicados o que incluso tienen secuelas, algunos han perdido sus trabajos o han visto reducidos sus sueldos a niveles que les ha supuesto un problema económico grave, etc. Estas personas obviamente han experimentado un impacto emocional importante ya que no estábamos preparados psicológicamente para todo lo ha supuesto (y sigue suponiendo) la pandemia. Sin embargo, hay otra parte de la población que no ha tenido que vivir la parte más dura de esta situación; no han perdido a nadie, ni ellos ni sus seres queridos han sufrido la enfermedad (o si lo han hecho ha sido con síntomas leves), han podido seguir trabajando o al menos su situación económica les permite seguir con sus vidas sin hacer grandes cambios, etc. Viendo cómo ha evolucionado la pandemia y los casos graves y fallecimientos que ha habido parece que esta otra parte de la población "debería" estar agradecida y "no deberían" quejarse.

Quizá estas personas no hayan tenido que vivir la parte más cruel y difícil de toda esta situación pero también han perdido cosas y esto también tiene un impacto emocional. Creo que es importante que valoremos y validemos el sufrimiento que han padecido y padecen también estas personas. Hay muchas de estas personas que piensan que no pueden estar mal porque hay gente que esta viviendo situaciones muy difíciles. Sin embargo, el hecho de que otro sienta dolor por su situación no hace que cuando uno mismo está viviendo una situación que le genera dolor (aunque la valore como menos importante o grave), no tenga derecho a estar mal, expresar sus emociones y recibir ayuda o apoyo emocional de su entorno o de un profesional si es necesario.

Impacto psicológico del Covid

Cada uno de nosotros tenemos una historia personal y unas vivencias que influyen en cómo nos sentimos en diferentes situaciones y por ello una misma situación no va a generar el mismo impacto emocional en unas personas que en otras; y cualquiera que sea la reacción emocional que tengamos está bien y tenemos que permitirnos sentir. Como psicóloga de emergencias he aprendido mucho sobre las situaciones de crisis (sean puntuales o mantenidas en el tiempo) y lo primero de lo que tenemos que ser conscientes es que todas estas experiencias emocionales son válidas ya que son reacciones normales ante una situación que no es normal. Por eso es bueno que podamos expresarnos y sentir y que podamos compartirlo con otras personas sin sentir culpa ni vergüenza y sin sentirnos menos válidos por ello.

Hay muchas personas que bien por su forma de ser, por sus creencias personal o por su profesión consideran que "tienen" que ser capaces de manejar esta situación y sentirse bien, que "deben" saber afrontarla. Sin embargo, como decía, por mucha experiencia que tengamos, aunque seamos emocionalmente fuertes o aunque nos hayamos formado para ayudar y apoyar a los demás, seguimos siendo personas. Como personas la situación que estamos viviendo nos afecta y provoca ciertas reacciones emocionales. Algunas de estas emociones serán agradables, otras no y además su intensidad será diferente por lo que algunas podremos gestionarlas bien y otras no tanto. En cualquier caso, tenemos derecho a sentirnos mal y recurrir a otros para manejarlo o para compartir cómo nos sentimos de forma libre.

Es importante que nos demos permiso para estar mal, trabajemos en ello y pidamos ayuda si es necesario. Y tú, ¿tienes problemas para gestionar el impacto psicológico de la pandemia?

Publicado el

¿Cómo afrontar el confinamiento debido al coronavirus?

Esta última semana, y más todavía desde el viernes, nuestra sociedad se ha visto sometida a unas medidas extraordinarias para la prevención y contención del coronavirus (covid-19). Entre las medidas que se han establecido encontramos el cierre de muchas empresas, de los colegios y las restricciones de movimientos de todos los ciudadanos. Todo ello puede llevarnos a situaciones desagradables por la sensación de "estar atrapados". Por eso hoy queremos daros algunas pautas y consejos para estos días en los que todos debemos colaborar y desplazarnos únicamente cuando sea algo totalmente justificado.

En primer lugar creemos que es importante desconectar un poco de toda la información que estamos recibiendo respecto a la situación actual. Hoy en día con las nuevas tecnología, y sobre todo con las redes sociales y la mensajería instantánea, nos llegan cantidades ingentes de información sobre todo lo que ocurre día a día. Sin embargo, el hecho de leer mucha información sobre el coronavirus más que ayudarnos puede resultar agobiante, ya que parece que no hay nada más en el mundo. Además, en relación a esto nos gustaría resaltar la importancia de que las fuentes a las que recurramos para informarnos sean oficiales. Cuando ocurren situaciones extraordinarias de importancia surgen muchos bulos, gente que quiere aprovecharse de la situación con estafas, etc. Por ello, siempre que os informéis recurrid a fuentes oficiales que son las que ofrecerán la información veraz. Por nuestra parte, al final del post os dejaremos la página que ha habitado el Gobierno de Navarra sobre este asunto.

Ahora bien, toda esta situación ha supuesto el cambio (en mayor o menor medida) de las vidas de todos nosotros. Por un lado están quienes tienen que trabajar asumiendo el riesgo de contagio y quienes no tienen que trabajar porque sus empresas cierran estos días; también están quienes tienen hijos (que estos días estarán en casa) y quienes no; quienes tienen perros a los que tienen que pasear y quienes no. En fin, cada persona tiene unas circunstancias muy diferentes y por ello no hay una respuesta genérica para todos. Por ello queremos daros unas pautas y os vamos a facilitar una serie de ideas para que estos días sean más amenos y podamos encontrarnos psicológicamente bien.

Es importante que establezcamos un horario, intentando ser flexibles. En este horario os recomendamos lo que consideramos las pautas básicas para mantener una buena salud tanto psicológica como física. Quienes trabajen, que acudan en los horarios que tengan establecidos y se organicen el resto de su tiempo; quienes no trabajen tendrán más tiempo disponible para incluir las diferentes actividades. Si tienes hijos sería bueno que ellos también tuvieran su propio horario donde se incluyan horas de estudio y horas de ocio (con actividades para hacer dentro de casa). Además, podemos establecer tareas u objetivos diarios tanto para nosotros como para los niños; si se cumplen podemos premiar a los niños (o a nosotros mismos) para reforzarlo.

A la hora de crear este horario lo ideal es añadir las horas de las actividades obligatorias (trabajo, tareas domésticas que tienen que hacerse como hacer la comida, bañar al niño o pasear al perro). Una vez tengamos esto hecho podemos incluir el resto; es bueno crear una rutina de sueño en la que nos acostemos y levantemos a la misma hora; y los horarios de las comidas también es bueno que sean estables.

Por otro lado, aunque no podamos salir a la calle para ello, sería recomendable hacer una rutina de ejercicios. Si tenéis hijos es bueno que los incluyáis en ella porque de este modo estarán entretenidos y además también se moverán (algo necesario para su salud). En Internet podéis encontrar multitud de vídeos con ejercicios, también hay consolas con juegos para ejercitarnos y algunos gimnasios han habilitado el formato online.

Además, y esto es algo que deberíamos hacer en nuestra rutina normal también, es muy importante incluir actividades que nos gusten como leer, hacer manualidades, cocinar o bricolaje en nuestras casas. En muchas de estas actividades además podemos contar con los niños y que sea parte también de su horario de ocio. También el tiempo para nosotros mismos es importante, un ratito cada día para dedicarlo a desconectar de todo, a relajarnos, a hacer nuestra "sesión de spa" casera. Este tiempo de relax podemos aprovecharlo practicando técnicas de relajación y respiración como la que os explicamos en un post anterior. 

Hasta aquí son pautas que creemos adecuadas para nuestra rutina normal, sin tener en cuenta el confinamiento. Ahora bien, durante este confinamiento vamos a aislarnos socialmente por ello creemos que es importante mantener el contacto con nuestros seres queridos (a través del teléfono o de videoconferencias o videollamadas) y también la participación en la iniciativas colectivas, que aunque sea desde nuestra ventana, terraza o balcón, nos conecta con las personas de nuestro barrio. En relación a todo esto y lo que puede conllevar tanto el aislamiento social como la propia situación creemos muy importante hablar de nuestros sentimientos, expresar cómo nos sentimos con esta situación porque seguramente haya más personas que sientan lo mismo y eso (junto con la empatía de los demás) nos ayudará a mitigar los sentimientos desagradables.

Por último, pero algo que consideramos muy importante es que debemos seguir las pautas de prevención indicadas por las autoridades como son el lavado de manos y la higiene adecuada; respetar la distancia cuando estemos con otras personas; evitar el contacto físico como dar la mano, abrazos o besos; no acudir a los centros hospitalarios salvo si tenemos síntomas de gravedad, etc. Esto es algo que deberíamos aplicarlo todos trabajemos o no estos días.

A continuación os dejamos los links a las webs oficiales del Gobierno de Navarra y del Gobierno de España sobre el Coronavirus (covid-19) y también un documento con actividades que podéis hacer en vuestras casas para sobrellevar estos días.

Web informativa sobre el coronavirus en Navarra

Web informativa sobre el coronavirus Gobierno de España

Actividades para hacer en casa