Publicado el Deja un comentario

Día del Libro 2020

Hoy se celebra el Día Mundial del Libro, un día que quiere fomentar la cultura y las letras en el mundo además de rendir homenaje universal a los libros y los autores. La lectura es una actividad que nos enriquece porque nos ayudan a acceder a nuevos conocimientos, nos ofrecen recursos y fomentan nuestra imaginación (tanto en niños como en adultos) entre otras cosas.

Este día suele celebrarse en los distintos lugares del mundo con ferias de libros y muchas otras actividades para dar a conocer novedades del sector así como para dar valor a la lectura. También es habitual que se regalen libros en esta fecha, y en algunos lugares como Cataluña es tradicional el intercambio de libros y rosas este día. Hay muchas comunidades que han decidido posponer todos estos eventos al 23 de Julio (quedando pendientes de las medidas preventivas para la propagación del coronavirus en esa fecha).

Este año, debido a la situación actual no se celebrarán todos estos actos. Sin embargo, no se suspende la celebración sino que se hace de forma virtual. El Instituto Cervantes nos propone asistir a la lectura del Quijote se hará a través de diez personalidades de la cultura que han seleccionado y leído pasajes breves de esta obra; estas lecturas podrán verse en YouTube. También el Círculo de Bellas Artes de Madrid realizará la lectura continuada de El Quijote en formato virtual, en la que intervendrán la princesa de Asturias y la infanta Sofía que quieren impulsar la lectura en niños y jóvenes. Del mismo modo la Real Academia Española (RAE) se suma a esta celebración para reivindicar los clásicos de la literatura española, protagonistas en las redes sociales de la academia este día. Además, la Escuela Oficial de Idiomas de Pamplona ha creado un programa de actividades para celebrarlo online en sus Redes Sociales, os dejamos aquí el link al programa.

Por nuestra parte creemos que este día, más en la situación en la que nos encontramos, es una buena oportunidad para disfrutar de la lectura. Consideramos que la lectura es una actividad de ocio muy interesante, por los beneficios que nos proporciona. Además, depende del tipo de lectura que elijamos viviremos diferentes aventuras y nos pondremos en la piel de personajes muy diversos tanto en su personalidad como en el papel que desempeñen en la obra. La lectura nos ayuda a desconectar durante un rato de toda la situación que estamos viviendo, nos alivia de la saturación de información que hay sobre el coronavirus y nos da otra historia en la que pensar.

Por eso queremos animaros a que hoy reservéis un rato para leer. Preparaos un café, un té o un zumo (sobre todo para los más pequeños); buscad un lugar en vuestra casa que sea cómodo y acogedor; dejad el móvil, la Tablet, el ordenador y la televisión apagados o fuera de vuestro alcance durante este rato; y sobre todo disfrutad de este momento metiéndoos en el papel del protagonista del libro.

Por último, nos gustaría que nos contéis cómo vais a pasar este día, si vais a dedicar un tiempo a leer, qué libro habéis elegido para empezar a leer  y qué libros nos recomendáis. Esperamos que este día podáis disfrutar de este placer, para el que muchas veces no tenemos tiempo.

¡Feliz Día del Libro!

Publicado el

El tiempo para nosotros mismos… ¿es importante?

Hoy en día vivimos en una sociedad que está llena de contradicciones, por un lado nos muestra unos estándares de belleza que nos exige para poder sentirnos bien con nosotros mismos y por otro lado nos carga de responsabilidades que no nos dejan dedicarnos tiempo.

Creemos, que es importante que nos dediquemos tiempo a nosotros mismos, cada día, por nuestra propia salud psicológica y física; y también por el bien de nuestras relaciones sociales. El estrés nos hace ser más irritables, y cuando estamos todo el día haciendo cosas sin pararnos a descansar y hacer algo que nos guste y nos relaje acabamos padeciendo estrés.

En la actualidad esto es algo que está a la orden del día ya que tenemos demasiadas cosas que hacer y el día no tiene suficientes horas: trabajo familia, estudios, tareas de casa, actividades extra. Y si os fijáis, el tipo de lugar en el que vives también nos afecta: por ejemplo, en las grandes ciudades las personas siempre van con más prisa que en las ciudades pequeñas.

Por todo esto, os recomendamos que cada día os dediquéis un tiempo para vosotros mismos, quizá penséis que no disponéis de ese tiempo, pero podéis aprovechar el momento de la ducha, vaciando vuestra mente y concentrandoos en sentir la temperatura del agua, la sensación de relajación que ésta os produce, disfrutar del olor de vuestro champú o gel, sentir la suavidad con la que se desliza por vuestra piel y relajaos. Buscad un momento en el que podáis estar tranquilos y dedicadle unos minutos a vuestro libro favorito o a una actividad que os guste, aunque sea poco tiempo si os concentráis en ella y disfrutáis de ese momento, conseguiréis desconectar un poco del estrés del día a día y vuestro cuerpo y vuestra mente os lo agradecerán.

Es importante que aprendamos a relajarnos y a deconectar del estrés diario ya que tanto la ansiedad como el estrés afectan negativamente a nuestra alimentación, sueño e incluso a nuestras relaciones sociales. Así que aunque quizá os parezca que 15 minutos al día no sirven de nada o que es una tontería invertir ese tiempo, si lo hacéis veréis que poco a poco cuando vuestro cuerpo aprenda a relajarse os sentiréis mejor con vosotros mismos y podréis disfrutar más de lo que os rodea.

Sobre el tema de la relajación, la ansiedad y el estrés hemos publicado ya varios post en nuestro blog que quizás os puedan interesar: La ansiedad, un problema creciente, El estrés al final de curso escolar, Hipnosis y Relajación. Y además si os interesa aprender técnicas de relajación os invitamos que participéis en nuestro Taller de relajación.

Publicado el

Nuevo Taller de Relajación

Con el nuevo curso, muchas personas vuelven a tener problemas de estrés dejando los días relajados de verano en un rincón de la memoria muy oculto. Por eso, desde nuestro centro os queremos ofrecer un taller de relajación en el que podréis aprender diversas técnicas y aplicarlas cuando las necesitéis.

A continuación os dejamos el cartel con los datos del taller, pero si necesitáis más información o queréis inscribiros podéis hacerlo a través de nuestro formulario de contacto, de nuestro email (info@psicologiasmr.es) o de nuestro teléfono 684314753.

Publicado el

Relajación

En verano con el buen tiempo solemos estar de mejor humor, más dispuestos a realizar actividades de ocio, a hacer alguna escapada y nos preocupan menos nuestros problemas. Esto, por supuesto, no es aplicable a todos ya que hay quienes en verano es cuando más trabajo tienen y mayor nivel de estrés experimentan debido a esa carga de trabajo. Sin embargo, para aquellos que han disfrutado de unos meses más ociosos el fin del verano marca el inicio de un nuevo ciclo en el que aumentan las responsabilidades y con ellas el estrés.

Por ello, hoy quería explicaros una técnica de relajación llamada «respiración profunda». Esta técnica solo es un primer paso para que nuestro cuerpo aprenda a relajarse y poder superar esos momentos de estrés. Es importante tener en cuenta que enseñar a nuestro cuerpo a relajarse lleva tiempo y hay que ser constantes con los ejercicios, aunque son ejercicios sencillos y breves.

Para llevar a cabo la respiración profunda en primer lugar debemos llevar ropa cómoda y encontrar un lugar tranquilo (sin ruidos, sin interrupciones, etc.) y que haya un lugar en el que os podáis tumbar o sentar en una posición relajada. Una vez tengamos ese lugar debemos elegir un momento en que estemos tranquilos. Esto es muy importante porque el cuerpo necesita un tiempo para lograr la relajación y es muy difícil hacerlo si empezamos a practicar cuando estamos tensos. Además, como ya os he dicho lo mejor es hacerlo diariamente hasta que acostumbréis al cuerpo. El ejercicio es el siguiente:

En primer lugar vamos a dirigir la atención a la zona del abdomen, vamos a hacer una respiración poniendo las manos sobre él para percibirlo mejor. Cuando inspiramos se hincha el abdomen, tenemos que llevar el aire a esa zona y cuando espiramos se vacía. Al principio puede resultar un poco difícil porque no estamos acostumbrados a respirar de esta manera. Se hacen 5 respiraciones abdominales.

Ahora vamos a hacer una respiración media poniendo  las manos a la mitad del tórax, en los costados. En este tipo de respiración el tórax se expande, notamos cómo las costillas se abren al inspiran y se contraen al espirar. También haremos 5 respiraciones medias.

Tras esta respiración pasamos a la respiración superior, poniendo las manos sobre las clavículas e intentando coger aire con la parte superior de los pulmones de forma lenta. No hay que coger demasiado aire, pero sí hay que concentrarse para hacerlo de manera adecuada. Igual que antes realizamos 5 respiraciones de esta forma.

Por último, se hace una respiración total, cogiendo el aire desde el abdomen, la parte central y la superior y echándolo lentamente desde la parte superior, media e inferior. Al expulsar el aire nos decimos mentalmente «relax» para que poco a poco esa palabra se condicione y nos ayude. Realizamos 5 respiraciones totales y cuando terminamos volvemos a nuestra respiración normal, vamos moviendo poco a poco los brazos y piernas para desentumecerlos y os incorporáis lentamente.

Este sería el ejercicio, es bastante breve aunque necesita trabajo para poder realizarlo correctamente y hay que ser constantes como ya os he dicho para que nuestro cuerpo aprenda a relajarse adecuadamente. Espero que lo practiquéis y contactéis con nosotros para decirnos cómo os ha ido o si tenéis alguna duda.

Publicado el

Hipnosis

Hipnosis es un término que todos conocemos ya que lo hemos visto en diversas películas o series, hemos visto anuncios en los que se ofrecen sesiones de hipnosis para dejar de fumar o hemos leído sobre ella en alguna novela. Pero, ¿realmente sabemos qué es y cómo funciona la hipnosis?

En la ficción nos muestran la hipnosis como un estado alterado de conciencia, en el que estamos dormidos, perdemos el control de nuestra voluntad y realizamos aquello que el hipnotizador nos diga sin ningún tipo de oposición. Y después de despertar del trance, no recordamos qué es lo que hemos hecho.

Todo esto es una imagen falsa que se ha creado alrededor de la hipnosis de forma que parece algo casi mágico. Sin embargo, lo primero que hay que saber es que no todas las personas son susceptibles de ser hipnotizadas. Hay un 25% de los adultos que no pueden ser hipnotizados aunque también existe un 10% que tienen una alta susceptibilidad a ser hipnotizados. El grado de dificultad para lograrlo depende de muchas cosas, una de ellas la sugestionabilidad; esto no significa (como mucha gente cree) que estas sean menos fuertes mentalmente sino que centran su atención en las instrucciones que da el hipnotizador de tal forma que se aíslan de lo que les rodea y se introducen de lleno en lo que están oyendo. Esto es muy similar a cuando se está viendo una película que resulta muy interesante, ignoras lo que te rodea de forma que te metes dentro de la historia de la película.

Una vez dicho esto, y a pesar de que una persona sea hipnotizable, no se puede conseguir que haga algo en contra de su voluntad, ya que la hipnosis no es un estado inconsciente en el que pierdes el control del comportamiento sino más bien un estado de relajación profunda. Y por ello, la idea de que bajo hipnosis no se puede mentir es falsa dado que la persona mantiene su voluntad seguirá manteniendo la mentira a menos que realmente quiera contar la verdad. Además, para que la persona pueda ser hipnotizada tiene que querer.

En cuanto a la creencia de que durante la hipnosis se entra en un trance y puedes quedarte enganchado en él, debo decir que no existe tal estado de trance porque la persona hipnotizada es consciente en todo momento y se encuentra en un estado de vigilia (aunque sí que está muy relajada).

Sobre la hipnosis podemos escuchar opiniones muy positivas y también muy negativas, aunque sí que es cierto que se ha comprobado su eficacia como complemento a diferentes terapias; por ejemplo, en el tratamiento de la ansiedad, de las fobias, el dolor o el estrés postraumático. Y también a lo largo de la historia se ha utilizado como alternativa a la anestesia cuando ésta no existía todavía o cuando el paciente era alérgico a ella. En entradas posteriores os contaré más cosas sobre la hipnosis.

Publicado el

Eliminar el estrés

Hace unas semanas os hablé sobre la ansiedad. Como os dije, cada vez hay más personas que tienen problemas de ansiedad debido a que nos exigimos (o nos exigen) muchas tareas al mismo tiempo y terminamos corriendo de un sitio a otro para satisfacer todas estas demandas.

Sin embargo, y como os he dicho en otras ocasiones, creo que es importante que nos tomemos nuestro propio tiempo. Así, podremos relajarnos, disfrutar de actividades que nos agradan, compartir tiempo con nuestra familia y amigos, etc.; lo que nos llevará a estar más satisfechos, más contentos y estaremos en mejores condiciones de cumplir nuestras obligaciones.

Para poder llegar a tener estos momentos para nosotros mismos hay que seguir unos pasos. Sé que muchos pensaréis que no tenéis ni siquiera el tiempo para plantearos tener un descanso, pero intentad hacer un hueco y seguid los consejos que os voy a dar y os sentiréis mejor.

En primer lugar deberíais valorar qué tareas tenéis pendientes (asuntos del trabajo, de los estudios, de la casa, actividades con amigos, etc.) y ver cuáles son más urgentes, bien porque tengan una fecha límite o porque es necesario que se haga cuanto antes. Quizás algunas de las tareas que consideramos obligaciones no lo sean realmente o no sean tan urgentes como creemos. Una vez que hayáis hecho esta valoración podéis repartir el tiempo entre las actividades (pero no queráis hacer todo en un día ni pospongáis algo durante demasiado tiempo). Tened en cuenta que siempre puede haber imprevistos, así que dejad un tiempo de margen para que luego no se os junten las actividades.

Otra cosa que podéis hacer para eliminar el estrés es hacer ejercicios de relajación (bien de respiración profunda o de relajación muscular). En Internet podéis encontrar pequeñas guías que os indican cómo debéis hacerlo, además suelen ser ejercicios breves que podréis hacer en cualquier momento del día aunque exigen una continuidad para conseguir un resultado óptimo.

Por último, también podéis buscar actividades que os resulten relajantes. Esto es una elección muy personal ya que hay quien elimina el estrés haciendo deporte, cosiendo o realizando manualidades; pero estas actividades a otras personas pueden resultarles aburridas o incluso ponerlas más tensas. Además, hay que tener en cuenta el tiempo del que disponemos, por eso buscad algo que os sirva a vosotros para relajaros.

Como siempre os digo, buscad ese momento cada día para dedicároslo a vosotros mismos. Relajaros, disfrutadlo y recuperad vuestras fuerzas en ese pequeño oasis que es vuestro.